Mi mayor error como emprendedor

Tengo 19 años y puede sonar atrevido el título ya que seguramente estoy muy lejos de cometer mis mayores errores, sin embargo creo que es un error que me ha afectado mucho y del cual he aprendido muchísimo. Cuando era niño, mis papás me pedían que fuera el mejor, lo cual para ellos era sacar las mejores calificaciones, estudiar más, esforzarme más. Siempre me decían que tenía que luchar para conseguir mis sueños, para ser alguien en la vida, para ganar dinero y ser exitoso. Así que yo me puse unos estándares muy altos y unos sueños que involucraban fama, éxito y dinero. Tenía claro lo que quería lograr, quería llegar a un punto en la vida en el cual no tuviera que preocuparme más por el dinero ni por el trabajo, en el que estuviera viajando al lado de mi pareja y teniendo una empresa exitosa.

Así que me puse a trabajar para cumplir ese "sueño" que tenía, y como todas las cosas en este mundo, conseguir mis sueños requería sacrificios. Por lo que no tenía buena amistad con mis compañeros, no apreciaba las relaciones que tenía con mi familia y casi no estaba presente con mi pareja, todo el tiempo estaba pensando en cómo conseguir mis sueños y soñando en lo que haría una vez que los consiguiera. No me di cuenta del error en el que estaba hasta que me mudé de ciudad y mi pareja me dejó. En ese momento me sentí tan solo, sin amigos, sin pareja y en una nueva ciudad en donde no conocía a nadie. Tenía buenas oportunidades en ese entonces, acababa de ganar un concurso de emprendimiento, me llevaron a Washington, fui nombrado Embajador del Emprendimiento, abrí una agencia de publicidad con mi socio el CEO de Gallup Jim Clifton, me llevó a Austin, Texas para hablar con los fundadores de GSD&M; en el ámbito profesional y empresarial tenía éxito, y aún así nada de eso me llenaba tanto como mis amigos, mi familia o mi pareja.

Creo que de los peores sentimientos que puedes experimentar es cuando sabes que eres muy afortunado, que se te han presentado oportunidades extraordinarias y aún así en el ámbito personal te sientes tan triste, tan solo y aparte te sientes culpable por no poder apreciar lo que la vida ha puesto a tu disposición. Así que tuve que sentarme a reflexionar sobre mi vida. Entendí que el principal problema era que estaba trabajando para unos sueños vacíos.

El éxito es subjetivo, la fama es efímera y nunca habrá suficiente dinero para alguien que sueña con conseguirlo.

Por tratar de conseguir el éxito y de ser alguien en la vida, por perseguir mis sueños me olvidé de las personas que estaban a mi lado. Me olvidé de disfrutar de los pequeños momentos, de las charlas, de las fiestas; de compartir risas y lágrimas. Siento que no pude disfrutar gran parte de mi vida por vivir en un sueño, en una ilusión. Y es que todos te dicen: tienes que ser exitoso, tienes que ser alguien en la vida, tienes que cambiar al mundo, tienes que ser mejor que yo; pero nunca nadie te dice: nada de eso importa realmente si no eres feliz, vive el ahora y deja de preocuparte por el mañana, ninguna cantidad de éxito o de dinero vale la pena si no tienes a tu familia cerca, tus amigos y alguien con quién compartir tus logros. O quizás si me lo dijeron, pero no quise escuchar.

Mi peor error fue no ver lo que es realmente importante en la vida: tu familia, tus amigos, tu pareja y tu salud, todo lo demás no importa realmente. Así que comparto esto esperando que ustedes no tengan que aprender la lección que tuve que aprender de un modo triste y solitario. Hagan lo que hagan, emprendan, estudien o trabajen, nunca se olviden de lo que es realmente importante en la vida y de disfrutar el presente. El futuro es una ilusión.


7 views0 comments

Recent Posts

See All

© 2021 DaftonMedia®, All rights reserved.

  • w-facebook
  • Blanco Icono de YouTube
  • Blanco Icono de Instagram